01_21_Tangodanza_Giselle_Diana.jpg

Para leer la entrevista completa para TangoDanza.de, en español, haga clic AQUÍ

Estudio de Tango desde la perspectiva del rol de la Mujer

Giselle Anne & Diana Cruz 

Una(otra) mirada a la Estructura, Técnica y Ritmo de la danza,

la marca y el seguir, desde la perspectiva del/la que sigue

 

Estas clases NO son

  • Clases de técnica sólo para mujeres (aunque, naturalmente, habrá técnica involucrada);

  • ni Clases de Guía/Marca para mujeres (aunque una de nosotras realizará la marca del baile y la otra seguirá, para que el Tango se pueda dar 😉)

  • ni Clases enfocadas sólo en la Marca (aunque habrá Marca!. ¡¡Las mujeres Y los hombres que marcan en el baile son bienvenidos !!);

  • ni Clases de Adornos/Decoraciones (aunque estas están construidas en el tecnicismo del baile)

  • ni Clases Sólo para Mujeres (a pesar de que nosotras, dos mujeres, lo estamos enseñando 💃💃)

  • ni Clases de principiantes para mujeres que quieran aprender a marcar

 

Las clases son de Estructura, Técnica y Ritmo del Tango, vistas/analizadas/estudiadas desde la perspectiva del rol de la Mujer/"Seguidora". El/La Guía Y el/la Seguidor/a, ambos entendiendo lo que está sucediendo en la gramática subyacente del lenguaje que AMBOS roles hablan !!

¡Los invitamos a que vengan a experimentarlo!

 

OBS: Las clases están diseñadas para bailarines de AMBOS roles, individuales y/o en parejas
Sobre la nueva Serie de Clases (Feb 2021): Trataremos esta nueva serie como una continuación de la anterior. Inevitablemente volveremos a revisar los fundamentos, repasando los conceptos básicos, PERO con nuevos ejercicios y secuencias. Además, analizaremos figuras que no hemos incluido en la Serie anterior. Por lo tanto, si has asistido previamente a nuestras Series, esta es una gran oportunidad para reforzar los conocimientos adquiridos anteriormente, para aclarar sus dudas, si las hubiera, para ver la información y ejercitarlas desde nuevos ángulos Y para aprender nuevos conceptos. Además, añadiremos una sección al final de cada clase para "bonus", diseñada y dirigida a desafiar aún más a aquellos de ustedes que estén listos para avanzar más! 
Si eres nuevo en nuestra serie de clases, éstas están convenientemente diseñadas también para los recién llegados!

¡Regístrese para Seminario online de Noviembre 6,7, 2021 AQUÍ!

Suscríbase para recibir noticias y fechas de futuros talleres con Giselle y Diana

Gracias por subscribirte!

Fotos de: Marie-Domique Verdier  -  mdvphotos.com

Tango Danza!de

Revista Alemana de Tango Argentino
No. 1 2021 - Enero Febrero Marzo

El Punto de Vista de la Mujer

Giselle Anne y sus clases de tango desde la perspectiva del rol del que sigue

por Maike Christen

traducción al español: Diana Cruz y Giselle Anne

 

Giselle Anne es una brillante analista de la danza del Tango y una mujer de mente amplia: En su último proyecto con Diana Cruz, muestra cómo podemos analizar y transmitir de forma consistente la danza del tango para ambos roles desde el lado del que sigue. El resultado es una clase fascinante que da vuelta la visión del baile.

El mundo del tango todavía estaba en orden en ese momento. Al menos casi. En un entorno tranquilo, enclavado en una cordillera, en el verano de 2019, la ciudad se descontroló un poco: En una sala luminosa y sin adornos, con un espejo al frente, dos mujeres vestidas de traje están de pie en medio de un grupo de alumnos: una de blanco, otra de negro; ambas con las chaquetas abiertas, ombligos al aire, zapatos de taco alto. "Mamita", susurra uno y silba entre dientes. Qué sexys. La vestimenta habla por sí sola. Lo que sigue en esta clase es un fuego artificial de explicaciones del baile del tango - desde el punto de vista de la mujer, desde el punto de vista del que sigue, como dicen Giselle Anne y Diana Cruz.
Mujeres y hombres prueban lo que ambas proponen - en un rol y en el otro: ¿Cuáles son los fundamentos del giro? ¿Qué es un ocho atrás? ¿Y qué es un boleo? Pero esta vez no se trata de poner el enfoque en lo que el líder hace. El enfoque está en el otro lado: ¿cómo podemos analizar estructuralmente los pasos y figuras que el que sigue baila? ¿Qué información necesita el que sigue para su baile? ¿Qué no necesita? ¿Dónde pone sus pasos en relación al líder? ¿Y por qué?

Gustavo Naveira y Donato Juárez permanecen al margen, un poco abrumados por la inusual situación en la que no son el centro de atención. Donato tiene al menos una tarea: pone la música para la clase mientras Gustavo lucha por encontrar una actitud.

 

La gramática del tango

"Estudio del Tango desde la Perspectiva del Rol de la Mujer" es el título de la serie de clases de Giselle Anne y Diana Cruz. Y esto parece tan nuevo, tan inusual, que este título necesita una explicación más detallada en la publicidad: no son -se puede leer- clases de técnica femenina, ni clases donde las mujeres aprenden a llevar o a hacer adornos, ni tampoco son clases exclusivamente para mujeres.
Entonces, ¿qué es?

Giselle se ríe, "Como dice el título: Explicamos el Tango desde la perspectiva del que sigue", explica, "¿Qué necesita entender el que sigue? ¿Qué información necesito obtener del líder? Y desde el lado del líder, ¿qué información necesito darle al que sigue? ¿Y qué no es necesaria?" Y continúa desarrollando la idea: "A menudo, el que sigue está esperando que el líder le marque algo que no es necesario porque ya está predeterminado por la estructura del Tango - o porque es algo que el que sigue necesita saber por sí mismo. En suma, se trata de la gramática subyacente del Tango Argentino, que es igualmente importante para ambos roles.
La base de esto es el Código de Marcha. Este código describe en primer lugar cómo el que sigue se mueve alrededor del eje del líder: cruce adelante - apertura - cruce atrás - apertura - cruce adelante. Esta secuencia de pasos suele llamarse "molinete". El que sigue no puede elegir el orden de pasos, y el líder tampoco, sólo puede interactuar y/o interrumpir activamente este código.

Es precisamente esta secuencia de pasos la que se mantiene si, por ejemplo, el líder camina constantemente a lo largo del lado abierto del abrazo; en cuyo caso el que sigue traba el cruce adelante y sus caderas permanecen posicionadas frontalmente al líder - como en el llamado "Paso Básico”.

Según Giselle Anne, la eterna controversia en la comunidad del Tango sobre si el cruce adelante trabado de la mujer es marcado o no, no se plantea: el cruce adelante trabado es parte del código, parte de la gramática, y el que sigue lo lleva a cabo sin información adicional del líder.

"En todo el baile del tango, este 'código de marcha' está continuamente presente", explica Giselle, "esto es lo especial del Tango Argentino -ningún otro baile tiene este código como base". Cada paso del que sigue es parte de un giro (cruce adelante - apertura - cruce atrás - apertura - cruce adelante - apertura - etc.) alrededor del líder como centro, ya sea que de hecho sea girado en círculo o caminado en línea, ya sea a la derecha o a la izquierda de él. Por supuesto, en el tango también se puede simplemente caminar "en una línea", enfrentados y con una secuencia constante de aperturas; sin embargo, según Giselle Anne, este no es exactamente el paso básico más típico del Tango.

 


Hacer el baile más fluido y más preciso

"Hay una base fundamental que no necesita ser marcada y sobre la cual podemos bailar", dice Giselle Anne. "¡Esto libera increíblemente!  Lo cual se traduce en fluidez, precisión, velocidad y coordinación".

"Pero por supuesto," continúa Giselle, "para cualquiera que no entienda la estructura del tango, cada paso tiene que ser marcado individualmente. Y, por supuesto, todo es marcable. ¡Nadie debe pensar que estamos 'en contra' de la marca! Sino que estamos a favor de marcar sólo cuando y cuanto es necesario", dice, y es obvio lo importante que es para ella que que se entienda lo que quiere explicar. "En el Tango, seguirán apareciendo cosas nuevas una y otra vez, se inventarán nuevas figuras,  y todo puede llegar a ser marcable", explica, "pero la gran diferencia es que cuando entendemos la estructura, nos queda claro que muchas cosas ya no necesitan ser marcada. Y trabajamos a partir de esta base".

Cuando el líder sabe cuáles son las reglas que rigen el rol del que sigue, cuando sabe en qué punto del código de marcha ella se encuentra, entonces puede continuar operando dentro de la situación y dejarla seguir su código o interrumpirlo - en cuyo caso se reanuda el código de marcha. Por otro lado, el que sigue no necesita pensar a cada momento qué paso tiene que hacer, sino que puede relajarse y concentrarse en la ejecución de sus pasos, lo que mejora el movimiento y la danza de ambos. Ser capaz de explorar la danza del tango desde la perspectiva del que sigue y así enseñar ambos roles - eso es nuevo. Y permite una mirada fresca a algo aparentemente conocido.

 

El Tango no es un misterio

"Este conocimiento de la estructura nos va a llevar a esperar menos del líder. No digo que bailemos a solas, sino que saber qué seguir y cuáles son los parámetros. El Tango no es un misterio, está todo delimitado, por más que al mismo tiempo las nuevas creaciones y las combinaciones de pasos sean infinitas. Pero hay una estructura básica. Cuando la sabemos, cuando la entendemos, todo se vuelve más fácil y requiere menos esfuerzo."

Giselle reflexiona. Aclara. Razona. Explica. Repite. Apasionada y efervescente, como si no hubiera aclarado su punto de vista cientos de veces. Con el fresco entusiasmo de un descubridor, hace que sus oyentes vuelvan a por más.

"El problema es que no está entendida cuál es la función del que sigue en el baile.  Ya que no tengo que dirigir, parece que 'no tengo que hacer nada'. De hecho, si entiendo el baile, si entiendo su estructura, tengo muchísimo que hacer, muchas cosas que el líder no marca y que contribuyen al funcionamiento y éxito del baile. Es un error pensar que el que sigue no hace más que un pequeño adorno para lucirse -cuando en realidad el adorno es lo de menos.”-.

 

El Papa y la Emperatriz

Esta clase, desde la perspectiva del que sigue, también pone de relieve el trabajo de una de las parejas de maestros más importantes de la historia del tango argentino: Gustavo Naveira y Giselle Anne. Él, el Papa del tango, en la búsqueda de la estructura del tango desde el principio.  Ella, la bailarina de espectáculo que ha hecho giras con producciones legendarias como Tango Argentino y Tango Pasión. "Así es como todo el mundo lo ve", interrumpe Giselle."Él, el analista; yo, la bailarina de espectáculo. Pero desde que empezamos a trabajar juntos, hemos analizado todo juntos". Enfrente del Papa del Tango hoy se encuentra una emperatriz del Tango, sabia e ingeniosa, de mente amplia y aguda.

Giselle Anne y Gustavo Naveira forman un equipo desde 1996. Un cuarto de siglo en el que los dos han enseñado repetidamente la estructura del Tango Argentino (y, como elemento clave del mismo, el Código de Marcha) en innumerables talleres y sus famosos "Seminarios" en todo el mundo.  En conceptos que desarrollaron juntos - y con análisis que elaboraron juntos - especialmente en sus abarrotados seminarios semanales, en los que enfocaron, combinaron e intercambiaron todos los elementos, figuras y movimientos de manera temática.
En aquel momento era una novedad tratar tan profunda, tan tangible e intensamente un solo tema y traer la luz desde todos los lados. Como en 2004, cuando los dos pasaron una semana en la fastuosa sala del Club Español de Buenos Aires, examinando todas las posibilidades de cambios de dirección, explicándolas, empaquetándolas en secuencias, y todos en la sala se preguntaban: ¿Por qué hasta ahora nadie nos ha explicado esto de una manera tan clara?

 

No hemos inventado nada, sólo lo hemos descubierto

"Sólo ahora estamos entendiendo realmente cómo está todo conectado", dice Giselle Anne. "La comprensión de la estructura ha evolucionado a lo largo de estos años. No lo inventamos, sólo lo descubrimos. Tratamos de entender lo que pasa cuando se baila tango y cómo funciona."

En estos 25 años de descubrir juntos, los dos siempre han desarrollado una energía nueva. "Recién empezamos", dice Gustavo Naveira con total convicción una y otra vez cada año.

En la sala luminosa del inicio de nuestro relato, en un edificio bajo sin carácter al borde de las Rocky Mountains, en la pequeña ciudad universitaria de Boulder, Giselle y Gustavo están en medio de sus alumnos discutiendo sobre una figura que acaban de mostrar. "En mi opinión... ", dice Giselle, poniendo sus brazos en sus caderas, con una gran sonrisa y explica su punto de vista. "Mmmh", rumia Gustavo, y entrecruza los brazos, inclina la cabeza, se toca la barbilla y presenta un contra-argumento después de su explicación. A veces uno le concede al otro la ventaja de su punto de vista, otra vez es al revés y una tercera vez ambos muestran sus respectivas versiones de un paso y explican porqué les parece mejor.

Siempre lúdico y siempre con buen humor.

¿Pero por qué estas clases no se imparten consecuentemente la mitad del tiempo desde el punto de vista del que sigue?

"En las clases con Gustavo nos centramos en el mecanismo en la pareja. Y hay una gran, gran necesidad de hablar del rol del líder", explica Giselle, "porque el líder tiene que entender el paso". Ella añade: "Es un concepto erróneo generalizado asumir que el que sigue simplemente sigue. Pero de hecho, aunque el que sigue no entienda el paso", y Giselle se ríe de nuevo, "incluso entonces el paso funcionará - más o menos -. En clase, se te acaba el tiempo, así que sólo puedo explicar parcialmente la estructura desde el punto de vista del que sigue. Con lo cual pareciera que, si hay que hablar del que sigue, se habla del adornito o de tal o cual movimiento dentro de la técnica. Pero estos son detalles menores comparados con la estructura.  En realidad, el que sigue tiene que aprender mucho más para mejorar la danza. Esto es algo muy sustancial que tiene que ser discutido en profundidad e independientemente”

 

La visión del tango de dos maestros

La idea de abrir un espacio para el tango desde el punto de vista de la mujer surgió de esta necesidad - y en conversaciones con Diana Cruz, que había empezado a bailar tango con su antiguo compañero Nick Jones. Desde que Giselle y Gustavo llegaron por primera vez a Boulder en 2007 y Diana asistió a uno de sus "seminarios", ha absorbido su sistema. "Cuando se trata del Tango y su estructura, Diana comparte nuestra visión", dice Giselle, "por eso nos entendemos tan bien".

Sin la visión del Tango de Giselle Anne y Gustavo Naveira, el Estudio del Tango desde la Perspectiva del Rol de la Mujer sería impensable.  El Código de Marcha forma la base de su visión del Tango - de la cual explican todos los demás elementos.

En manera condensada, Naveira-Anne transmiten sus conocimientos en su Programa Progresivo, un concepto de enseñanza único que acompaña a los alumnos de tango desde el principio, decodificando y explicando gradualmente el baile. Los dos desarrollaron este programa cuando finalmente se establecieron en Boulder en 2009 después de años de viajar por el mundo. Desde que abrieron su Estudio de Tango en Boulder en 2013, han estado enseñando su programa allí, siendo testigos del desarrollo y el progreso de sus alumnos. En el Programa Progresivo, también, el enfoque está en el movimiento del rol de la mujer. Desde la primera lección, se anima a la líder a percibir lo el que sigue está haciendo. Porque en realidad, como Giselle y Gustavo siguen repitiendo, el tango se basa - para decirlo sin rodeos - principalmente sobre: ¿Dónde está la mujer? ¿En qué posición del código está ella?  Y:¿En qué dirección continúa alrededor del líder, a la izquierda o a la derecha?

 

 

El tango en la diáspora

En esta pequeña ciudad en el centro de los EE.UU. al borde de la pradera, donde la gente está cerca de la naturaleza y hace deporte en estas montañas tan altas, allí en la diáspora - y esto siempre parece peculiar - late un gran corazón del Tango. Desde allí, el "Programa Progresivo" se está extendiendo por todas partes a través de su formación de profesores, que es también uno de los proyectos de Naveira-Anne: ya se enseña en Nueva York, Taiwán y Hamburgo.

Y - aún más curioso - en estos extraños tiempos de una pandemia, esta pequeña ciudad lejana se acerca mucho a nosotros. "Sólo hay que entender el tecnicismo", dice Giselle, y esta vez se refiere a la tecnología informática y no a la técnica del tango.  "Dejé de pretender que la clase online fuera como cuando era presencial", dice con buen humor. "He desarrollado una nueva clase de técnica, una hora sin descanso, donde muestro los movimientos y explico al mismo tiempo, y  los alumnos van haciendo los ejercicios simultáneamente"

Giselle y Diana también tuvieron que dar Tango Study from the View of the Woman's' Role via Zoom este año. "Y sí", dice Giselle, "hace una gran diferencia. En las clases del año pasado, hubo constantes cambios de pareja, muchos ejercicios, siempre con una pareja diferente. Ahora el enfoque de nuestras clases es más teórico, en la comprensión de la estructura, y no tanto en el lado práctico, en hacer y sentir."

¿Cómo continuará todo esto? "Al principio, pensamos que las clases online durarían dos o tres meses. Luego pensamos que todo terminaría al final del año. ¿Y ahora? Bueno, algunas cosas son posibles de nuevo en las clases presenciales, pero en el Tango, ¿cómo podríamos hacerlo, siguiendo un protocolo de distanciamiento social? En el Tango tenemos que abrazarnos".

Este es un momento para comenzar nuevos proyectos, piensa ella.  Y espera poder retomar lo que fue postergado: los workshops en Europa, con suerte en el verano de 2021, incluyendo Berlín donde ha sido invitada a enseñar con Gustavo Naveira y con Diana Cruz.

 

Más información:

www.bouldertangostudio.com

www.GustavoyGiselle.org

www.tangodanza.de

 

Maike Christen a menudo disfruta escribir sobre su ciudad favorita, Buenos Aires. Es una entusiasta seguidora de Giselle Anne y Gustavo Naveira desde que asistió a su seminario en 2004.